Pradoluengo

Usted está aquí

Historia

Historia

 

HISTORIA

Las tierras de Pradoluengo y del Valle de San Vicente estuvieron pobladas desde antiguo por tribus celtibéricas como los autrigones y los berones. Uno de los testimonios más relevantes de esta época prerromana en la zona, es el de la estela fálica llamada de La Pastora, que en la actualidad se encuentra en la plaza mayor de la vecina localidad de Fresneda de la Sierra.

En la alta Edad Media, Pradoluengo y el Valle de San Vicente, al igual que sucedió en el vecino Valle de Ezcaray, fue repoblado por vasallos de nobles castellanos entre los siglos IX y X. La procedencia alavesa y vizcaína de estos colonos, explica la fijación en su jurisdicción y en las aledañas, de una elevada cantidad de topónimos en lengua euskara: Ygutia, Ordiquia, Putxa, Licuarana, Bagadia, Zubiaga, Celecua, Vizcarraya y un largo etcétera.

Durante las centurias bajomedievales, perteneció junto a los otros doce lugares que conformaban el Valle de San Vicente, al mayorazgo de los Condestables de Castilla. A lo largo de la época moderna, varias localidades vecinas como Santa Cruz del Valle y Fresneda de la Sierra se fueron desligando del Valle y, ya en 1720, por decreto de Felipe V, lo hizo Pradoluengo, tras el correspondiente pago del título de villazgo.

Al menos desde el siglo XVI, se tiene constancia documental del aprovechamiento de la corriente del Río de Pradoluengo para poner en funcionamiento las ruedas hidráulicas que movían los batanes y posibilitaban la llegada de agua a los tintes. Posteriormente, este movimiento se aplicó para desarrollar el trabajo de las hilaturas mecánicas.

El tejido pradoluenguino por excelencia y por el que se conoció a esta localidad en el resto de España, fue la bayeta. El siglo XIX fue sin duda el de mayor prosperidad de esta industria textil, alcanzando la localidad la mayor cifra de habitantes de su Historia en 1860 con 2.980 habitantes.

La caída en la venta de bayetas en el último tercio decimonónico, trajo consigo una fuerte reconversión productiva que, aproximadamente, se desarrolló entre los años 1885 y 1915. Pradoluengo se especializó en un primer momento en la elaboración de boinas y fajas para, posteriormente, comenzar a fabricar calcetines, prenda insignia de su industria hasta la actualidad, coyuntura caracterizada por una fuerte crisis.

 

PATRIMONIO

El trazado urbano de Pradoluengo adopta la forma alargada del valle donde se halla enclavado. En primer lugar dispone de calles principales de dirección longitudinal (como la antigua Calle Mayor que discurría desde el barrio de San Martín hasta Barría). En segundo, de calles secundarias transversales (como la del Arroyo Vecino o la del antiguo Tinte de la subida a Lomba), que muestran por lo general fuertes pendientes.

En la parte más antigua de la Villa se conservan las mejores muestras de arquitectura popular. Por otro lado, a finales del siglo XIX y primeras décadas del XX, se fue conformando un pequeño bulevar promovido por la burguesía local en torno a la Calle del Arzobispo de Manila (conocida popularmente como "Acera de los Ricos"), donde se ubican varios palacetes y construcciones de empaque fomentadas por indianos y fabricantes textiles.

Por lo que se refiere a las edificaciones religiosas, sobresale la iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, erigida entre 1822 y 1827 sobre una anterior, posiblemente de estilo gótico, de la que quedan escasos vestigios. En ella se conservan varios retablos de la antigua fábrica gótica y barroca, así como los seis pasos procesionales de Semana Santa.

La ermita del patrono de la localidad, San Roque, fue reformada a finales del siglo XIX, aunque existe documentación de la misma desde el siglo XVII. Situada en el extremo norte del casco urbano, la imagen del santo sale en procesión cada 15 de agosto cubierta de uvas y panes. La ermita de San Bartolomé se encuentra en Ordunte, dando vista al centro del Valle de San Vicente, siendo el lugar de reunión del concejo de este Valle a lo largo de la Edad Media y Moderna.

La ermita de San Antonio, es una capilla decimonónica de carácter particular, que cada 13 de junio recibe a los pradoluenguinos para la celebración de una concurrida romería en la campa adyacente. Además de estas ermitas, está documentada la existencia de otras como la de San Mamés, San Millán y San Martín. Esta última fue la primera parroquia medieval pradoluenguina.

Los edificios de carácter civil más destacados son la casa consistorial, las antiguas escuelas graduadas, hoy albergue Adolfo Espinosa, el equilibrado hospital de San Dionisio, hoy residencia de ancianos, el mercado cubierto de Teodoro Córdoba, así como el Teatro Glorieta y el quiosco o templete, que acoge las actuaciones de la banda municipal de música.

Vocabulario propio

Queremos recoger en este apartado palabras, vocablos y expresiones típicas que se utilizan en el día a día del transcurrir de la vida en Pradoluengo y son testimonio de su riqueza cultural. Son palabras cuyo significado, tal y como se entiende en esta localidad, no aparece en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (DRAE). Su procedencia no está estudiada, pero varias de ellas (riojanismos) se usan con idéntico significado en pueblos limítrofes de La Rioja.

  • Abisinio: persona alelada o ridícula.15
  • Aturrar: verbo sinónimo de escocer16
  • Chamizo: local acondicionado por los jóvenes o peñas para divertirse, principalmente en fiestas.17
  • Chiguito/a: esta palabra se usa para referirse a un niño, adolescente o muchaho.18
  • Empavonarse: es un verbo que se utiliza con el significado de empañarse (los cristales).19
  • En paral: esta expresión se dice cuando se deja la puerta totalmente abierta.20
  • Escolingarse: se utiliza como sinónimo de colgarse de cualquier manera, descolgarse desde algún lugar y balancearse mientras se está colgado.21
  • Estaquillas: se denomina así a las pinzas de madera o plástico que sirven para tender la ropa recién lavada.
  • Fato/a: se utiliza para referirse a una persona escrupulosa o tiquismiquis.
  • Paletón: se utiliza con el significado de recogedor metálico de ceniza, basura o para echar el carbón en la cocina o caldera. (un significado muy distinto al que recoge el DRAE). Hoy en día se refiere al típico recogedor que se usa con la escoba.22
  • Payo: sustantivo que se utiliza para referirse a la parte alta de la casa, al desván.23
  • Pelechada: caminata24
  • Perneta: también se dice "ir en perneta"; hace referencia a llevar el pie al descubierto, sin calcetines.
  • Úntuma: se denomina así a la panceta o "bacón".25
  • Uñazco: riojanismo que se dice cuando se enfrían mucho las yemas de los dedos, apenas se sienten y producen un fuerte dolor de uñas26
  • Veneno: sustantivo que hace referencia a la nieve en polvo, nieve ligera que rara vez cuaja. Sería sinónimo, más o menos, de nevisca.
  • Zamarro: utilizado como sinónimo de tener un catarro muy fuerte o un proceso gripal, con todos sus síntomas.
  •  Rediezla: palabra que entonces se interpretaba en Pradoluengo como diez veces diez

Plaza de Toros de Pradoluengo, por Luis Sáez
Cruz tras la iglesia
Pradoluengo en el Mapa de La Rioja de Tomás López
Calcetineras, años 20
Scroll top